Saltar al contenido

Guía para comprar vibradores sumergibles

Los vibradores son más que solo un juguete complementario para la vida sexual, son “ese momento de escape para tu día a día”. Estando a solas, en el cuarto y una comida cama, se lee bien, ¿no?, pero que dirías si te decimos que vayas a la ducha o a la tina. Oh, pequeño problema, ¡tú vibrador no se sumerge en agua! Y ahí es donde entran en juego los vibradores sumergibles.

Si, así como has leído, existen juguetes sexuales resistentes al agua, tanto como para hacer el papel de “submarino caliente” y darle ese toque especial a la ducha o baño en la tina. Pero ¿sabes cómo comprar el mejor? Tranquila que aquí vamos a darte una enorme y bien preparada guía para su compra. Abróchate los cinturones, y que empiece el viaje.

Nuestra selección

¿Qué es un vibrador sumergible?

Un vibrador sumergible es sin lugar a duda, un juguete peculiar, a simple vista parece uno más del montón, pero la realidad es que tiene una enorme ventaja. En momentos de la “acción” es cuando te darás cuenta de ello.

El punto diferencial es su capacidad de sumergirse en el agua, y esto se logra gracias a un diseño hermético, el cual no permite el paso del líquido hasta el interior. De tal manera, llevarlo contigo a la tina es posible, y compartirlo en pareja será una experiencia maravillosa.

Son una buena opción para experimentar nuevas sensaciones, ya que el agua, además de ser fuente de la vida, otorga ese sabor “húmedo” que toda relación debe buscar. El placer en el agua es evidente, y es la fantasía de muchas de nosotras.

¿De qué materiales puede estar hecho y qué tamaño suele tener?

La goma, es por preferencia y conveniencia el material utilizado para fabricar estos juguetitos. Si, y es que es mucho más fácil diseñar vibradores que resistan agua con ella, y aunque los hay de otros tipos y formas, son muy escasos.  Adicionalmente, la goma puede flotar y hacer que el dispositivo se vuelva un dolor de cabeza al hundirse en la tina.

De todas maneras, si buscas bien conseguirás de metal, (aunque no se recomiendan) y de látex. Los de metal son un caso particular, ya que, al contar con antioxidante, su precio se eleva un poco.

En cuanto a su tamaño no hay nada peculiar, respecto a otros juguetes sexuales. El vibrador sumergible va de la mano con su hermano “seco”, el modelo común. Encontraras desde los 15 centímetros, hasta los 25 centímetros. Todo depende de tu gusto y de con cual te sientas más cómoda.

¿Qué tipos?

En este sentido sí que llevan la delantera respecto a otros modelos. El vibrador sumergible tiene todas formas, colores y hasta sabores. Es efectivo para estar a solas o en compañía, ya que hay modelos de doble punta o a control remoto (obviamente inalámbrico para evitar cables en el agua).

Su forma es cilíndrica, y en pocas ocasiones simulan la forma de un miembro masculino real, aunque no son la excepción. Cuando desees algo con mayor flexibilidad, aquí sí que surgirá algo de problema ya que al igual que con un vibrador convencional, el módulo interno le resta esta característica.

La doble punta es recomendable una vez ya te hayas adaptado al modelo convencional. Puedes optar por algo más sutil, con forma de miembro masculino, el cual agrada mucho al momento de la penetración vaginal.

¿Cuánto cuesta aproximadamente?

El precio no es problema en este tipo de dispositivos para el usuario promedio, ya que puedes encontrarlos a partir de los 20 euros. Además, en ocasiones gracias a ofertas online, el precio suele bajar hasta los 16 euros.

Existen modelos más caros que incluyen cuerpo metálico, y como mencionamos con anterioridad deben incorporar la recibiera antioxidante.  Estos modelos tienen un aumento que puede llegar hasta los 30 euros, y si incorpora punta giratoria o doble punta (para el ano o el punto G) añádele unos 5 eurillos extras.

Ventajas y desventajas

Ventajas hay y desventajas también, la cuestión es que escojas con mucho cuidado si comprar uno o no, Para ello aquí te presentamos una lista detallada, pero tranquila, que encontrarás más positivos que negativos.

Ventajas

  • La ventaja más obvia es su uso bajo la ducha o tina, cosa que no puede hacer un vibrador convencional.
  • Puede lavarse con facilidad.
  • Extensa variedad de modelos, a pesar de ser un dispositivo avanzado en términos tecnológicos.
  • Económico, a pesar de contar con esa característica que lo hace tan llamativo.
  • Los modelos más “avanzados” pueden incluso moderar su vibración mediante un mando inalámbrico. ¡Todo un kit para el disfrute!

Desventajas

  • Requiere de baterías recargables.
  • Los modelos disponibles son de materiales limitados para mantener la resistencia al agua.
  • Como su cualidad es evitar que el agua entre a su interior, puede ser poco flexible.
  • A simple vista no se diferencia de un vibrador común, por lo que muchos estafadores pueden aprovecharse de eso y venderlo como “resistente al agua”.

Debes comprar un vibrador sumergible anal si

Los vibradores sumergibles sirven para cualquier ocasión, pero están especialmente diseñados para esos días calurosos en los que quieres pasar hora y horas en la tina. Se recomienda su compra como complemento de uso en dichos momentos específicos, tales como un juego con tu pareja o disfrute a solas.

Sin embargo, también puedes comprarlo como el juguete principal de la lista, ya que no tiene mucha diferencia con un vibrador convencional, salvo los materiales y otras limitantes anteriormente explicadas.  Recuerda que requiere de baterías, aunque hay modelos que se cargan con su propio adaptador incluido.

NO debes comprar un vibrador sumergible si

El vibrador sumergible no es una compra obligatoria si prefieres lo clásico. Si sientes que la ducha o tina de baño son más para “relajare con tu yo interior”, entonces pasa de ellos. Otro punto para no comprarlo es si eres de las que odia recargar un dispositivo (por muy necesario que sea).

Además, si estas acostumbrada a tener jugueteo fuera de la bañera, es un motivo más para no caer en la compra de un vibrador sumergible. Los placeres de la cama quizás sean lo tuyo, y por tal motivo los euros extras de la resistencia al agua, puedes ahorrártelo para otros complementos (como un buen lubricante y dildo convencional)

Consejos de uso para mujeres

Un consejito excelente es lavarlo bien antes de su uso, y evitar que caiga en agua turbia (lava bien tu tina antes de usarlo).  Si puedes, lávalo con agua tibia o alcohol antes de su uso.  Además, aconsejamos comprar modelos cuya garantía sea de al menos un año, ya que así se comprueba que el dispositivo esta herméticamente sellado.

Hay un pequeño detalle antes de comprar un buen vibrador sumergible, y es que debes notar si es a prueba de agua o realmente sumergible. Lo que en ingles se conoce como “Waterproof” es un término utilizado para referirse a que puede ser tocado por gotas o salpicaduras, no obstante, no puede introducirse totalmente en el líquido. Ten cuidado entonces.

Consejos de uso para hombres

Si vas a regalarle uno a tu chica, procura lo que ya mencionamos: que sea realmente sumergible. Si es posible, trata de que el propio vendedor de la sex shop (si vas de forma presencial y no es una compra online) te realice una demostración. Es muy fácil estafar con esta clase de juguetes, así que también verifica la reputación de la tienda online que utilices.

Cuando estés con tu chica en la bañera, a pesar de que el agua es lubricante, no tiene el mismo efecto que un buen producto de dicha índole. Por tal motivo, recomendamos que uses un poco de lubricante en cada sesión, y con mayores motivos si lo utilizaras en tu chica para su zona anal.

Se condescendiente con tu chica y acaríciala suavemente antes de iniciar con la penetración usando el juguete. Esto mejorará mucho la sensación y su receptividad al vibrador, sobre todo cuando se trata de modelos con tamaño de 21 o 25 centímetros (ya que requieren de mayor dilatación vaginal).