Saltar al contenido

Guía para comprar dildos duros

En ocasiones no hay nada mejor para alcanzar el clímax en tu vida sexual, que complementarlo con un buen juguetito. ¿Qué tipo de juguete deseas? Aquí te vamos a dar una excelente guía para escoger y comprar un buen dildo duro.

En la antigüedad, se implementaban objeticos con forma fálica para “calmar las ansias”, y todos con las características de ser duros (recuerda que no existía el látex o plástico).

El objetivo del dildo duro es dar sensaciones diferentes a las que su hermanito el “blando” puede darte en la cama. Dicho esto, es mejor que te pongas cómoda, y leas cuidadosamente todos los aspectos aquí mencionados.

Nuestra selección

¿Qué es un dildo duro?

Algunas es necesario tener un poco de dolor, y adaptarse a él para lograr un mejor orgasmo. Eso es lo que literalmente logras al tener la experiencia necesaria como para usar el dildo duro. ¿Qué es un dildo duro? Primeramente, aclaremos términos, es un dildo, como cualquier otro en cuestión de forma, pero manufacturado con materiales que no tienen flexibilidad (silicona, goma, látex, plástico), al contrario, están hechos de metal, cristal, y cerámica.

A pesar de que no tenían mucha popularidad al inicio de la comercialización de los juguetes sexuales, con el pasar de los años han ganado protagonismo entre los millones de usuarias. Las ventajas respecto a su versión más “suavecita” te las mencionaremos a media que avances en la lectura.

¿De qué materiales puede estar hecho y qué tamaño suele tener?

Los materiales utilizados, tienen como requisito ser totalmente duros e inflexibles, por lo tanto, las opciones son: cristal, metal, y para las más exigentes, hay de cerámica. Si, aunque parece poco oportuno para que un objeto de tal grado de dureza deba ser insertado en tu vagina, es cuestión de aprender a conocer tu cuerpo.

Todos los materiales mencionados no tienen porosidad, por lo que con un simple enjuague pueden eliminarse restos de fluidos. Por otro lado, no te preocupes por la versión de cristal, ya que es totalmente resistente a caídas.

¿Qué tipos de dildos duros hay?

Los modelos que puedes encontrar en el mundo de los dildos duros son ilimitados a pesar de su cuerpo rígido. Por ende, puedes comprar con forma de miembro masculino, cilíndrica y con pequeñas protuberancias (parecidas a un espiral) alrededor de la estética del dispositivo.

Existen variantes que incluyen perforación para el ano, con una pequeña puntita al extremo que permitirá masajear esa zona con mucha más facilidad. Además, si lo que te gusta es juguetear acompañada, puedes optar por las versiones doble punta.

 ¿Cuánto cuesta aproximadamente?

No todo es color rosa con los juguetes sexuales de superficie dura, y es que la mayoría de los modelos que encontrarás en el mercado tienen un alto precio. Estamos hablando de a partir de los 29 euros, lo cual lo deja en el umbral muy superior al resto de los dildos.

No obstante, en cuanto a duración son unos campeones, y es que, con haber comprado cualquier material no poroso y resistente a caídas, aseguras al menos 5 años de uso sin que siquiera se note. ¡Son una excelente inversión para tu placer!

Ventajas y desventajas de un dildo duro

Los dildos duros se han popularizado por un montón de ventajas, por sobre su primo de silicona. No dudes en echar un vistazo a las que aquí os traemos:

Ventajas

  • Es muy duradero, por los tipos de materiales que usa, por lo que pueden durar años sin un rasguño.
  • No contienen sustancias alérgicas, como suele suceder en casos de dildos baratos de látex o silicona.
  • No contienen materiales tóxicos y tampoco son porosos (lo cual aporta facilidad para lavarse).
  • Los modelos de metal no requieren de mucho lubricante, de hecho, apenas con unas gotitas será más que suficiente.
  • Se adapta muy bien a las temperaturas.

Desventajas

  • Algunos modelos tienen un excesivo precio, por lo que no es tan accesible al público en general.
  • Su dureza puede dificultar la penetración en el ano.

Debes comprar un dildo duro si

Un dildo duro es para momentos en los que busques rudeza, cuando sientas que un poco de “golpeteo” al fondo de tu vagina es necesario. Además, los materiales utilizados son excelentes para que se adapten a la temperatura de tu cuerpo, y en caso del metal, ese pequeño frio es excitante (debes probarlo).

Sin duda, si quiere hacer un gasto de inversión en un juguete que te durará años, ve a tu sex shop por un dildo duro (preferiblemente de metal o cerámica). Cuando logres notar la diferencia de placer que otorga con respecto al modelo estándar de silicona, habrás encontrado el paraíso.

NO debes comprar un dildo duro si

Si te sientes algo delicada, que busca la flexibilidad y estocada “acolchadas” para tu vagina, entonces pasa del dildo duro. Una recomendación es aprovechar que te agrada lo suave, y busques entre otras opciones, como las de silicona. Como mencionamos con anterioridad, tampoco es el candidato más idóneo si deseas placer anal.

Consejos de uso para mujeres

Cuando sientas que el dildo tiene una temperatura muy baja, sobre todos en días de invierno, puedes sumergirlo en un poco de agua tibia. También es válido aplicarle paños con alta temperatura hasta que tenga ese “calorcito deseado”.

Otro gran consejo es verificar si realmente te gusta el peso del material; por ejemplo, sabemos que no será lo mismo un modelo de cristal a uno de aluminio o cercamica. El peso del material influye mucho en esa sensación de placer que buscas en las paredes de tu vagina.

Consejos de uso para hombres

Cuando vayas a utilizar por primera vez el dildo duro con tu chica, es importantísimo que lo hagas con sumo cuidado para penetración anal. Siempre utiliza los modelos cuya punta sea ovalada (en forma de huevo) y que tengan un grosor moderado.

Pregunta a tu chica si está dispuesta a proseguir con el uso del dildo duro, o si prefiere su primo en versión blanda. Recuerda que el mundo es cuestión de gustos y colores.