Saltar al contenido

Guía para comprar vibradores anales

El ano es una de las zonas más erógenas tanto para la mujer como para el hombre.  Llegar al placer extremo en conjunto con tu pareja o a solas, puede ser complementado con juguetes sexuales, entre los que se encuentran los denominados “vibradores anales”. ¿Qué son? ¿Cómo se usan? De seguro has llegado aquí con miles de dudas, pero tranquilo que aquí todas te serán respondidas.

Antes de ir de compras por tu primer vibrador anal, es muy importante conocerlo a fondo, su concepto y características muy puntuales, que sin duda lo hacen un juguetito merecedor de un lugar en tu habitación. Presta mucha atención a esta guía de compras que hemos preparado para ti.

Nuestra selección

¿Qué es un vibrador anal?

Un vibrador anal no es más que un juguete o complemento sexual diseñado específicamente para ser introducido en el ano, de tal manera que no causa daños o que el usuario tenga que “forzarlo”. Como punto extra, además de su diseño, contiene un módulo de vibración interno para estimular mucho más la zona.

Las diferencias entre un vibrador común (para el ano y vagina) y uno que está diseñado para el ano son bastante puntuales. De hecho, a simple vista puedes notarlas, y no requiere de mucha experticia o conocimiento en juguetes sexuales. Aquí vamos a nombrarte un par de ellas, para que así te decidas mejor en adquirir tu primer vibrador anal.

Primeramente, su forma, este es de punta delgada y cerca de la zona de agarre (donde se sujeta) tiende a ser más grueso. Dicho grosor puede alcanzar hasta los 4 centímetros y su longitud puede ser de hasta 20 centímetros.  Adicionalmente, su punta es ovalada en la gran mayoría de los casos para así facilitar su uso en el ano.

¿De qué materiales puede estar hecho y qué tamaño suele tener?

Los vibradores anales son muy variados en cuanto a los materiales usados en su fabricación. El usuario puede escoger, entre dureza o suavidad, siendo esto bastante subjetivo y a su gusto. Los hay de látex, plástico, vidrio o metal (este último es un material no recomendado para iniciantes). Recuerda, en todo caso siempre debe utilizarse un buen lubricante.

Como se mencionó con anterioridad, su tamaño puede variar con un grosor de hasta 4 centímetros, pero existen modelos más delgados, para usuarios sin experiencia. Como la función principal del vibrador anal es la de dilatar el ano poco a poco, existen modelos con grosores de menor nivel, con puntas en su mayoría redondeadas.

¿Qué tipos de vibradores anales hay?

Existen de diversos modelos, simples y algo más “complejos” para los que quieran ir más allá y conseguir el orgasmo de sus sueños. Para las chicas, hay opciones con doble punta, para estimular a la par el clítoris o hacer la doble penetración (vaginal y anal).

También existen productos con funciones muy específicas para cada tipo de usuario. En el caso de los chicos, la idea principal es la estimulación de la próstata, por lo que la punta delgada y suave es primordial. todo usuario al iniciar (sin tener mucha experiencia) debería escoger un vibrador anal realizado en materiales suaves.

Puedes escoger entre los de superficie lisa (sin ningún tipo de protuberancia) o aquellos con todo lo contrario, una superficie mucho más rustica. El placer es subjetivo en este aspecto, ya que no todos se acostumbran al dolor de la estimulación anal.

¿Cuánto cuesta aproximadamente?

El precio en España para un vibrador anal es variado, y depende de una serie de factores que parten desde su material de construcción, hasta las funciones que incluye. Puedes encontrarlos a partir de los 16 euros.

Otros modelos con mayor cantidad de funciones como mando a distancia o cabeza móvil (la cual estimula mucho más el ano) alcanzan precios de hasta 45 euros.

Es notorio pues, que el rango de precios se adapta bastante a las necesidades que tengas y no habrá problema para encontrar aquel que encaje mejor en ti o en tu pareja, desde el punto de vista económico.

Ventajas y desventajas del vibrador anal

Las ventajas y desventajas de un vibrador anal deben conocerse antes de hacer la primera compra. Te aseguramos de antemano que sus ventajas son mayores que los “puntos negativos”, ¡Échales un vistazo!

Ventajas

  • Un producto diseñado específicamente para el ano, cómodo y fácil de usar
  • No requiere de mucha experticia, tan solo escoge bien el modelo de tu preferencia
  • Existen kits para “novatos” por lo que no hay excesiva dificultad para adquirir el que mejor se adapte a tus necesidades.
  • Su precio es relativamente barato en comparativa con otros juguetes sexuales.
  • Su diseño adaptado al esfínter sin duda es una ventaja enorme con relación al vibrador común.
  • Es una magnifica opción sobre todo en la presentación de doble punta, ya que cumple su cometido con creces. Los vibradores convencionales de doble punta no están específicamente creados para la penetración anal y en la mayoría de los casos su modelo es “genérico).

Desventajas

  • Requiere pilas o ser recargado como cualquier otro vibrador
  • Además de lo anterior, requiere estrictamente el uso de lubricante debido a la naturaleza del ano (no lubrica).
  • Puede ser perjudicial para el usuario si este no escoge el modelo adecuado al tamaño de su zona.

Debes comprar un vibrador anal si

Existe una gama de motivos por los cuales debes comprar un vibrador anal. En primer lugar, es un estimulante extra para la aventura en pareja, cualquiera chica que quiera introducirse en el mundo del placer anal y demostrarle a su chico lo atrevida que es. Aquí te tenemos una lista en concreto:

  • Quieres experimentar nuevas sensaciones
  • Disfrutas de un buen sexo anal y quieres mejorar tu dilatación
  • Eres nueva o nuevo en el sexo anal (o no tienes experiencia alguna) y deseas iniciarte poco a poco.
  • Quieres darle mayor placer a tu pareja o aumentar esa “llama pasional” que te une con tu chico.
  • Para los chicos en concreto, es una excelente forma de estimular la próstata.

NO debes comprar un vibrador anal si

Las principales causas para que el usuario no deba comprar un vibrador anal, son en base a que no tendrá un disfrute pleno en la práctica. Por tales motivos, lee la siguiente lista, ya que te ayudará mucho y será mejor idea optar por otro tipo de juguete sexual.

  • Odias el sexo anal (no soportas o toleras el dolor).
  • Tienes problemas de hemorroides o algún tipo de condición en el colon.
  • Presentas alguna clase de alergia o aversión ante los lubricantes sintéticos.

Consejos de uso para mujeres

Estos consejos te ayudarán bastante, sobre todo al momento de tu “primera vez” con este tipo de juguete sexual, así que toma nota y aplícalos.

En primer lugar, la dilatación del ano es muy diferente a la de la vagina, ya que el orificio de esta zona no produce lubricación y la terminación nerviosa debe estimularse con mucho cuidado para evitar daños. De tal manera, cuando compres tu primer vibrador anal, comienza con solo la “punta”, haciendo pequeños movimientos circulares en la entrada del ano.

Otro consejito bastante útil es que consigas un buen lubricante, ya que como hemos mencionado a lo largo de esta guía, es primordial para una buena y placentera penetración.  Adicionalmente, empieza por lo “pequeño”, lo simple, y lo menos sofisticado en productos para que sepas cual se adapta a tus necesidades.

Consejos de uso para hombres

Como hombre, la exploración en el comportamiento de tu ano hacia ciertos estímulos es primordial, así que lo más recomendable es utilizar un vibrador anal de tamaño pequeño con un buen lubricante que fomente la dilatación. Debido a que en la penetración se estimula la próstata, también es muy importante escoger un modelo de punta suave, a fin de no causar posibles daños.

El vibrador anal es un complemento para la pareja o en solitario y no debes caer en prejuicios sociales, ya que al contrario de creencias “antiguas”, su uso no solo se limita a parejas homosexuales. Es un dispositivo incondicional a la hora de lograr un buen orgasmo y descubrir nuevas formas de placer.