Saltar al contenido

Primero fueron utilizados como tratamiento médico para mujeres «histéricas», luego se empezaron a vender con la eufemística denominación de «masajeadores». Al final y después de todo se empezaron a aceptarse y poco a poco empezó a desaparecer el tabú y el miedo a considerarlos como lo que son, herramientas de placer. No fue hasta los años 90 que la gente del día a día empezó a hablar de juguetes sexuales en voz alta. Pero a día de hoy, es raro caminar en cualquier farmacia sin ver una selección de vibradores justo al lado del lubricante y los condones.

Y así es como debe ser.

Según un estudio del Center for Sexual Health Promotion en Indiana, mientras que sólo el 1% de las mujeres en los años 70 usaban juguetes sexuales, hoy en día aproximadamente el 53% lo hace. De ese 53% un 71,5% nunca han sufrido ningún tipo de problema o dolencia genital asociada al uso.

Estadísticas uso vibradores

El juguete sexual más antiguo conocido data de hace 30.000 años, pero nos han hecho falta muchas y muchas generaciones para sentirnos cómodos hablando de ellos. No en vano, todavía el discurso que rodea los juguetes sexuales a menudo se llena de ideas falsas, estereotipos y sentimientos de malestar. Sin embargo, la mayoría de esos conceptos no se basan en pruebas fundamentadas sino que muchas veces parten del propio desconocimiento. Con tantos mitos en el aire, es buena idea explorar y compartir un poco de información sobre el tema para ayudarte a discernir por ti misma lo que es real y qué no lo es.

Antes de nada, si tienes algún problema de salud y sospechas que pueda verse aunque sea mínimamente afectado por el uso del huevo vibrador asegúrate de consultar con tu médico primero.

Dicho esto, a continuación se presentan los mitos más comunes acerca de los huevitos vibradores y otros juguetes sexuales electroestimuladores.

Puede provocar insensibilidad en los genitales

Cuando alguien se rasca la espalda, la sensación inicial puede ser increíble. Incluso se le puede poner la piel de gallina en todo el cuerpo cuando su cuerpo empiece a experimentar semejante placer de manera repentina. Sin embargo, si ese alguien siguiera rascándose la espalda, incluso si lo hace con suavidad, esa sensación inicial de placer se iría desvaneciendo y probablemente dejaría de resultar estimulante. De hecho, continúa rascándose la espalda, incluso puede provocar irritación después de un rato.

Esto aplica para cualquier tipo de estimulación que ejerzamos sobre nuestro cuerpo, incluyendo el uso de juguetes femeninos. Nuestras terminaciones nerviosas no están diseñados para recibir estimulación permanente durante periodos prolongados y, por tanto, usar un huevo vibrador femenino durante un rato demasiado largo y de manera constante puede causar entumecimiento en la zona e insensibilidad. No obstante, en ningún caso debería tratarse de un efecto permanente siempre y cuando estemos hablando de condiciones fisiológicas normales.

Puede causar espasmos musculares permanentes

Es cierto que los vibradores para mujeres pueden causar espasmos temporales de manera ocasional, que no es diferente de una contracción del párpado por ejemplo. Se llama fasciculación y es una contracción muscular pequeña e involuntaria que menudo sucede después de tensar los músculos. Si bien no es tan común por vía vaginal, puede suceder como consecuencia de ciertos tipos de estimulación sexual tanto si se utilizan vibradores externos como si no, y es muy probable que no haya nada de qué preocuparse.

Este movimiento involuntario es muy similar a cuando tienes un tirón muscular en el ojo después de leer mucho, y ocurre esa extraña sensación que parece provocar que el párpado “vibra”. En cualquier caso, los espasmos generalmente desaparecen en unos pocos días. Existen maneras de relajar el músculo para ayudar al proceso como un baño caliente o mantener a raya la actividad sexual hasta que hayan desaparecido por completo

Puede reemplazar a la pareja

Un huevo masturvador no puede reemplazar a la pareja

Si alguna vez te has planteado regalarle un juguete sexual a tu pareja, pero no te atreves porque piensas que le puede gustar más que tú… entonces puedes estar [email protected] de que eres [email protected] más de muchos y muchas que se preocupan por lo mismo. La realidad es que mientras que algunos juguetes sexuales permiten a alguien llegar a experimentar un aumento de la intensidad física, ¡no son capaces de reemplazar la pura emoción de mantener relaciones con una pareja!

Muchas parejas admiten cuando se les pregunta en privado que el miedo final acerca de este tema es que no van a conseguir ser tan «buenos» como el juguete. Después de probarlos, la mayoría de las parejas se dan cuenta de que no sólo son son una fuente inagotable de diversión y que el juguete no puede competir con la realidad, sino que es el complemento perfecto a la hora de mantener relaciones.

Normalmente la gente descubre que los juguetes sexuales mejoran su vida sexual en lugar de crear distancia. Este miedo es bastante normal tanto entre hombres como entre mujeres, sobre todo porque todos tenemos egos que nos hacen querer sentirnos importantes para nuestra pareja, y todos queremos sentir que les proporcionamos el placer sexual de su vida.

Un vibrador nos estimula sexualmente de manera más eficiente que cualquier humano sólo debido a la velocidad de la estimulación, pero la sensación de contacto humano puede llegar a ser mucho más interesante por varias razones. Además de que el contacto piel a piel proporciona una estimulación increíble en una manera que ningún juguete sexual puede, el deseo mental hacia otra persona es mucho más potente y emocionante que cualquier experiencia con un artilugio inanimado.

La conclusión: los juguetes sirven para mejorar la variedad y el placer de las relaciones y no deben entenderse como una amenaza para la relación, sino como un complemento.

Puede ser adictivo

Un vibrador no provoca que las personas se vuelvan adictas a él. Si alguien lo usa para masturbarse y lo hace en exceso, no es porque se haya vuelto adicto a él, es porque pueden tener una tendencia compulsiva a la masturbación que se hará patente tanto si existe un juguete sexual como si no.

Cuando se hace un uso no compulsivo pero sí habitual, entonces no podemos decir que existe una adicción al juguete, sino que se disfruta con él y esto es algo perfectamente natural. Si te gusta usar más a menudo una determinada camisa porque te gusta cómo te queda y es suave con tu piel, ¿significa que tienes una adicción a la camisa? No, significa que disfrutas usándola. Lo mismo ocurre con un huevo vibrador o con cualquier otra cosa que te haga disfrutar.

Es innecesario si tienes pareja

Estado sentimental usuarias bibrador

Uno de los mitos más negativos sobre los juguetes sexuales es que son sólo para la gente soltera o “solitaria”, personas que no tienen más opción que usar un aparato a pilas para divertirse. Error. Gente de todo tipo usa juguetes sexuales. De hecho, el 78% de las mujeres que los usan afirman estar en una relación. Además no sólo son para las mujeres heterosexuales. Hay un montón de juguetes específicos para parejas del mismo sexo, así como juguetes para los hombres.

El uso de un juguete de este tipo con tu pareja puede incluso llegar a fortalecer vuestra relación, ya que para llegar a compartir una experiencia tan íntima como el uso de un juguete sexual es necesario que exista una cercanía bastante importante. La llegada del juguete sexual a la pareja puede ser una buena manera de reafirmar esa cercanía necesaria.

Está pensado para la masturbación en solitario

A pesar de que los vibradores son la estrella de la película cuando se trata de masturbación en solitario, hay que tener en cuenta que también son productos maravillosos para las parejas a la hora de mejorar y enriquecer sus relaciones sexuales.

Cuando una pareja está abierta a explorar la creatividad entre sí se puede crear un nuevo nivel de seducción, de placer y de intimidad. Hay algunos que dicen que si necesitas juguetes sexuales es porque no sabes divertirte sin ellos. Esto simplemente no es cierto. Si bien nadie necesita juguetes sexuales, en realidad no necesitamos un montón de cosas en la vida que disfrutamos… postre, música, películas, etc.

Sin embargo, estas cosas son agradables y nos hacen pasar buenos ratos, tal como ocurre con los juguetes sexuales y no tienen otro uso que el de encontrar nuevas formas de entretener y complacer el uno al otro en el dormitorio o ayudarnos a explorar nuestro cuerpo de manera más divertida. ¡Cada cual decide!

Fuerza el orgasmo de manera anormal

Los orgasmos se generan en el cuerpo de forma natural cada vez que suceden. Tu cuelpo es el que crea el orgasmo, no el vibrador. Éste simplemente actúa como estímulo y puede proporcionar el ambiente ideal para que se produzca un orgasmo.

Sin embargo, no se puede obligar o forzar al cuerpo a tener un orgasmo y el uso de movimiento para estimular los genitales para conseguir una liberación sexual no es antinatural. Nadie diría que masturbarse con el dedo es “forzar” pero de hecho, utilizar el dedo para estimular el clítoris a través de roce es perfectamente similar a la forma en la que actúa un huevo vibrador, con la diferencia de que el aparato puede moverse más rápido.

Puede causar debilidad en el suelo pélvico

Los vibradores para mujer no causan debilidad del suelo pélvico. De hecho, en realidad ayudan a fortalecer el suelo pélvico mediante el fomento de las contracciones de Kegel que a su vez hacen que los músculos de la zona se fortalezcan.

Puede causar incontinencia

Estos juguetes adultos no causan incontinencia. Como se ha comentado en el punto anterior, ayudan a fortalecer los músculos del suelo pélvico y esto a su vez ayuda a prevenir la incontinencia urinaria.

Tu ginecologo no puede saber que usas un huevo mastubador

Mi ginecó[email protected] va a darse cuenta de que estoy usándolo

Un médico no tiene forma de saber que has estado usando un vibrador a menos que tú se lo digas o que te hayas provocado alguna herida o irritación en la zona. En ese caso seguro que te va a preguntar. Su uso no modifica tu anatomía en ningún aspecto ni deja rastro o marcas de uso cuando se utiliza correctamente.

Puede ser peligroso

Los juguetes sexuales no son peligrosos cuando se utilizan de manera adecuada. El masaje de próstata puede ayudar a reducir las probabilidades de cáncer de próstata, mientras que los ejercicios de Kegel mencionados en el punto anterior ayudan a las mujeres a mantener el tono vaginal y prevenir la incontinencia urinaria. Ver más consejos de seguridad.

Puede provocar un empeoramiento de la salud sexual

La noción obsoleta de que los juguetes sexuales son sólo para las personas cuyas vidas sexuales son insuficientes es completamente errónea. El estudio del Center for Sexual Health Promotion mencionado arriba determinó que las mujeres que utilizan vibrador femenino son más propensas a las citas ginecológicas regulares y experimentan «niveles más altos de deseo, excitación, lubricación y orgasmo».

Además de ayudar a una vida sexual saludable, los sexólogos han determinado que los juguetes sexuales también pueden ayudar cuando existe disfunción. Las mujeres que sufren de anorgasmia, por ejemplo, cuando no pueden alcanzar el orgasmo a pesar de poner en juego una «amplia estimulación sexual,» se ha demostrado que se pueden beneficiar enormemente de la utilización de distintos tipos de vibradores. Los juguetes sexuales también pueden ayudar a un hombre a alcanzar el clímax, incluso si él no puede conseguir una erección al introducir un nuevo elemento desconocido en la relación de pareja, que supone un estímulo añadido.

Si alguien lo usa es porque está [email protected] con su pareja

No necesariamente. Muchas mujeres perfectamente normales no pueden tener orgasmos sin la intensa estimulación que los huevos vibradores proporcionan. Otras pueden, pero les toma más tiempo del que a ellas o a sus amantes les gustaría.

Copy link
Powered by Social Snap